Los vídeos animados, nos permiten la comunicación aportando un matiz de entretenimiento extra, rompiendo la seriedad y rigor que en muchos de los vídeos corporativos de las empresas poseen.

Cuando hablamos de servicios, donde mas bien es una narración de los servicios o explicaciones, una voz en off, o una persona hablando no atrae tanto como una animación. El apoyo de los mensajes escrotos con las fotos, la voz, música hace del vídeo animado un conjunto audiovisual extraordinario para el marketing.